Incentivos

Existe una serie de incentivos para constituir una empresa y desarrollar una actividad por cuenta propia. Aquí recogemos la más genéricas, aunque en función del lugar donde pretendas constituir tu empresa e, incluso, del sector de actividad, es posible que existan incentivos concretos y específicos.

Los más relevantes son los siguientes:

Capitalización de la Prestación por Desempleo

En función de que necesites o no realizar inversión en inmovilizado para el desarrollo de la actividad, podrás optar por alguna de las modalidades que recoge este incentivo.

Pago Único: Se trata de percibir de forma acumulada un porcentaje que, en algunos casos puede llegar al 100% (o importe inferior justificado) de la prestación pendiente para destinarla a la adquisición de inmovilizado, es decir, aquellos elementos que se prevé permanezcan un periodo superior a un año en la empresa (maquinaria, vehículos, cánones, fianzas...). En este apartado se justificaría la aportación necesaria al capital social para la constitución o acceso a entidades de lo que se denomina economía social (Sociedades Laborales y Cooperativas).

Abono de cuotas a la Seguridad Social (Autónomos): Esta modalidad consiste en utilizar la prestación por desempleo pendiente de percibir para financiar las cuotas de la Seguridad Social, de forma que se percibirá mensualmente la cantidad equivalente a éstas, hasta el agotamiento del saldo.

No obstante, en el caso de que se haya optado por la primera modalidad (pago único), es posible destinar el porcentaje restante (no utilizado) para financiar las cuotas a la Seguridad Social.

Incentivos del Programa de Promoción del Empleo Autónomo

Recoge una serie de subvenciones destinadas a financiar los gastos de inicio de la actividad, reguladas en la Orden TAS 1622/2007 y que se desglosan en lo siguiente:

· Subvención por establecimiento como trabajador por cuenta propia o autónomo: Varía entre los 5.000 euros para desempleados en general, hasta los 10.000 euros para mujeres desempleadas con discapacidad, con un incremento del 10% si es víctima de violencia de género.

· Subvención financiera: El objeto de esta subvención es reducir los intereses de los préstamos destinados a financiar las inversiones para la creación y puesta en marcha de la empresa.

· Subvención para asistencia técnica: El objeto de esta subvención es la financiación parcial de la contratación, durante la puesta en marcha de la empresa, de los servicios externos necesarios para mejorar el desarrollo de la actividad empresarial, así como para la realización de estudios de viabilidad, organización, comercialización, diagnosis u otros de naturaleza análoga.

· Subvención para formación: el objeto de esta subvención es la financiación parcial de cursos relacionados con la dirección y gestión empresarial y nuevas tecnologías de la información y la comunicación, a fin de cubrir las necesidades de formación del trabajador autónomo, durante la puesta en marcha de la empresa.

Además de lo anterior, en función de la comunidad autónoma en la que se vaya a desarrollar la actividad, pueden existir determinados incentivos.